tienda

Resultados de la Busqueda

 

Desde hace unas décadas los mandalas se han ido insertando en nuestra sociedad y poco a poco se han introducido en diferentes ambientes. Pero, realmente, qué son los mandalas.

Los mandalas provienen de oriente, concretamente de la milenaria India, y significa en sanscrito círculo o disco. Es muy usual verlos en la iconografía mística de este país, tanto en el contexto hinduista como en el budista. En la tradición hindú son usados como diagramas en meditación, ya que suelen representar un círculo que gira en torno a un centro, el de la conciencia que mantiene todo en equilibrio, como en el estado de meditación. Simbolizan el espacio sagrado interior, en el que el macrocosmos y el microcosmos se encuentran, son una representación de nuestra consciencia en diferentes grados de manifestación y realización. Los Yantras son la expresión más común en la India de estos dibujos caracterizados por figuras geométricas en la que triángulos, estrellas de seis puntas, cuadrados y otras formas geométricas se combinan en bellísimos diseños.

En la tradición budista se compone de otros elementos además de los geométricos, con figuras de distintos seres como budas o deidades, pero representan lo mismo en el sentido de la creación de un espacio sagrado que simbolice la mediación entre el mundo y el cosmos. Quizá el mandala más conocido sea el que se realiza en la ceremonia del Kalachakra en el  budismo tibetano, en la que un grupo de monjes y lamas realzan uno con arenas de colores. El fin de este ritual es el triunfo de la consciencia sobre el materialismo y la expansión de la Paz en el mundo. Como dato curioso los mandalas en la tradición budista tibetana suelen deshacerse una vez terminados, pues el objetivo era la realización misma, para que el ego no se quede con la gloria del mismo, se destruye como símbolo de la impermanencia de las formas. Leer Articulo Completo

El jueves 24 de julio a las 8 de la tarde Santiago Rubio -Saya- presenta en Unicornio el Taller el Ser Humano Multidimensional

Descubre tus potenciales interiores, sanándote a ti mismo para ello descubrirás que existe “tu otro yo”, el Nagual que habita en tu interior, esperando que lo reconozcas para vivir con la totalidad de ti mismo la experiencia de esta realidad y realizar conscientemente aquello que has venido a manifestar, tu misión.

 ¡LIBÉRATE YA!

Santiago Rubio -Saya– es autor del libro Somos Multidimensionales. Ha vivido varios años en México investigando las culturas ancestrales. Representante de Calli mexihko grupo cultural en España (asociación que se dedica a expandir la cultura ancestral mexicana. Canal de los emisarios pleyadianos de Luz, ha sintetizado el conocimiento Tolteka con su entronque Cósmico Pleyadiano.

Tiene estudios de kinesiología, cristaloterapia, reflexología, radiónica sagrada, medicina tradicional indígena, temazcalli y constelaciones familiares entre otros. Lleva más de veinte años impartiendo cursos, sesiones individuales y conferencias por varias partes del mundo, trabajando en el proceso de ascensión a la 5ª dimensión de la madre tierra. Realiza diferentes actividades artísticas como Arte-Paz expandiendo la antigua cultura maya atlante, mandalas humanos de sanación y films con conciencia.

Creador de la Escuela Nagualgaia donde se imparten cursos de chamanismo, autoconocimiento y sanación destinados a despertar todos los potenciales internos del ser humano destinados a cumplir nuestra misión sobre la tierra.

 “Santiago Rubio, Saya ha desarrollado una coherente síntesis entre conocimiento cósmico e indígena. Su enseñanza tiene el color de la tierra pero está salpicada de estrellas. Vuela alto, pero está bien enraizado en el suelo. Las lentes siderales se las ceden los pleyadianos, los pies se los clavan los chamanes que frecuenta en su México querido.

Para este canal pleyadiano el momento antes de penetrar en el sueño es sagrado, pues se despliegan todas las enormes potencialidades latentes en el ser humano. Insiste en que es necesario prepararse adecuadamente para ese despegue interdimensional que se nos concede cada noche. Para efectuar el salto con éxito es preciso ascender a un alto trampolín, es decir procurar una interiorización que nos permita elevar nuestros sentimientos y pensamientos. Sólo así emprenderemos un viaje de enseñanza y de gozo.?Saya no coge la horizontal sin haber primero realizado su diaria meditación. Y así vuelve, cargado de unas experiencias que nos vuelca con la fuerza casi de un mandato. “El acceso a otras realidades está al alcance de todo ser humano, no únicamente de una cuadrilla de iluminados. En los próximos años el hombre habrá de aprender a saltar a otras dimensiones como un acto natural y sencillo, deberá aprender a manejarse en ellas sin ningún tipo de peligro” comenta refiriéndose a una geografía que le es familiar y que desea poder compartir con el resto de su congéneres.

Yo soy varios.Convéncenos, Saya, de que somos seres multidimensionales. Digamos que tendríamos “versiones” de nosotros mismos habitando en dimensiones tanto inferiores, como superiores. Yo soy diferentes seres que juntos caminarían hacia la ascensión.?Yo soy un ángel, pero a la vez también un ser oscuro. Hemos de reconocer nuestra doble identidad. Tenemos acceso a los mundos de la luz, pero a la vez a los mundos de la oscuridad. Podemos experimentar un total de nueve dimensiones de conciencia.

¿Cómo uno puede experimentar todo ello? El que sabe es el cuerpo, no la mente. El que recuerda el pasado, el presente y el futuro es el cuerpo. Toda la información está en nuestras células. Súbete al atardecer a una montaña, tírate corriendo por un terraplén y suelta el intelecto. Percibirás como tu cuerpo es pura energía, como tus piernas van solas… Puedes empezar a transformar tu propia energía. Puedes crear lo que desees si has reunido suficiente de ella. Los “naguales” creaban formas de animales con su energía.

Leer Articulo Completo

Galería Celestial – Budas de la Galería Celestial

Publicado por Oriente
28 enero 2013 Publicado por Unicornio

 

 

La iluminación es posible en el transcurso de esta vida

 

Esta bella edición de Galería celestial, audaz reinterpretación de un ancestral estilo artístico de pintura, nos brinda la reproducción de intrincados mandalas ilustrados de estilo tibetano procedentes de una singular colección de pinturas extraordinarias.

Utilizando un detallismo poderoso y vibrantes colores, el maestro y pintor y su equipo de monjes artesanos ilustran en esta obra versiones nepalesas contemporáneas de deidades como Tara Blanca, el Buda Medicinal, el mandala Dakini y otras muestras de la iconografía budista tradicional.

El mensaje de Buda, bellamente reflejado en las visionarias pinturas thangka de Shrestha, habla del deseo universal de un sentimiento de amor, compasión y conexión con el mundo que nos rodea. Presentada en un novedoso contexto no constreñido por convenciones religiosas o artísticas, Galería Celestial nos brinda la oportunidad de un nuevo despertar al espíritu de la tradición que amplía los límites de nuestro mundo actual.

 

Sé una luz para tí mismo

  Leer Articulo Completo